Blockchain & learning: la fórmula de la confianza

Blockchain-learning-intracon

27 Mar Blockchain & learning: la fórmula de la confianza

Blockchain fue una de las palabras relacionadas con la tecnología más usadas en 2018. Con razón. De hecho, algunos argumentan que será incluso más revolucionaria que la propia internet, aunque para muchos sigue describiendo un proceso complejo.

Blockchain es una tecnología de registro distribuido, es decir, una base de datos compartida entre muchos. Sin embargo, lo novedoso es que este registro tiene unas características que lo hacen prácticamente inalterable.

Como su nombre indica, está formado por una cadena de bloques. En cada bloque, va una parte de la información, encriptada de forma segura e identificada con un código (hash) que deja clara su posición en la cadena y lo ata al siguiente bloque. De esta forma, resulta muy complicado cambiar la información que contiene el registro, básicamente porque no está en un solo sitio y, además, porque alterar cualquier trocito de la cadena afecta al siguiente elemento, lo que inevitablemente hace saltar la alarma.

Estas características son las que han permitido el desarrollo de criptomonedas como Bitcoin y de plataformas distribuidas como Ethereum, que a su vez le han dado la fama a Blockchain. Pero su aplicación va más allá de las transacciones online y la especulación. De hecho, se ha convertido prácticamente en una panacea aplicable a sectores tan diversos como la sanidad, la banca, la comunicación, el control de fronteras, la pesca, la música o la educación, por citar solo algunos.

blockchain-learning-intracon

 

Certificación

En este último campo, aparece no solo como valor añadido para mejorar servicios, sino como la solución perfecta para evitar fraudes y, por ende, polémicas políticas, respecto a la autenticidad de los títulos emitidos. Así, en el mundo de la educación y el aprendizaje continuo, ya sea por vía pública o privada, Blockchain ha entrado por la puerta grande.

Numerosas instituciones han incorporado ya esta tecnología a sus procesos. Y no solo para acreditar la identidad de un alumno y certificar los títulos conseguidos. Blockchain hace posible la desmaterialización de los documentos y, por lo tanto, reduce las posibilidades de que se traspapelen, se pierdan y se tengan que imprimir para ser aceptados. Su validación viene dada por los algoritmos que acreditan que los archivos no han sido alterados en ningún momento. Es como tener un sello de garantía online.

Esta misma propiedad permite que el alumno pueda construir online lo que vendría a ser su portfolio académico, que podría contener tanto títulos y diplomas como incluso cartas de recomendación de cara a tener un CV certificado en la red, accesible a empleadores potenciales, siempre que se dé el consentimiento.

Además, algunos centros también están probando la aplicación de Blockchain a la construcción de itinerarios de aprendizaje personalizados, más adaptados a las necesidades de cada alumno y al contexto en el que quiere desarrollar sus habilidades. En el aspecto más económico, también se utiliza para remunerar a docentes por el uso de sus materiales online, lo que en cierto modo redefine el concepto de propiedad intelectual, y como un nuevo modo de financiar los estudios, es decir, de pagar las matrículas o conseguir becas.

blockchain-learning-intracon

No faltan ejemplos concretos de centros que se agarran a esta tecnología de registro distribuido como si fuera la fórmula de la confianza. El Massachusetts Institute of Technology (MIT) emitió los primeros diplomas vía Blockchain en 2017.  En mayo de 2018, la Universidad de Nicosia (Chipre) produjo sus primeros certificados académicos a través de Blockchain y tiene incluso colgado en la web el hash (SHA-256) que utiliza.

 

¿Riesgos?

En Barcelona, ESADE comunicó en enero de 2019 que ya certifica sus títulos online a través de Blockchain. Andorra anunció en febrero de 2019 que también utilizará Blockchain para los títulos de educación superior.

La marea de la cadena de bloques se extiende de forma imparable. La misma Unión Europea tiene publicado un documento en el que analiza las potencialidades de esta tecnología en el sector educativo. En el documento también se subrayan los riesgos que puede entrañar. Nada es 100% seguro y los algoritmos no son neutros, aunque estén compuestos de código. Por eso es importante, concluye el informe, seguir investigando.

En la actualidad, la educación y el aprendizaje continuo son elementos clave para el desarrollo. Blockchain añade la partícula imprescindible de la confianza y la seguridad al proceso que debe construir y mejorar la sociedad de mañana.

blockchain-learning-intracon

Mientras tanto en Intracon Spain, y tal como ocurre con este y otros temas, seguiremos atentos para informaros de todas las nuevas tendencias y cambios que se producen en el sector y trabajar para ofreceros las mejores soluciones en materia de learning. Si deseas más información, por favor contacta con nosotros.

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn