Qué Hacer Para que tu Marca Destaque

30 May Qué Hacer Para que tu Marca Destaque

¿Sabrías decir cuáles son las diferencias entre marca, identidad corporativa o imagen corporativa? Son términos que deberían formar parte de la estrategia de una empresa, ya que el éxito de esa empresa depende directa o indirectamente de una cadena de sucesos vinculados a ellos. La marca, identidad corporativa o imagen corporativa determinan lo que se piensa y se percibe de esa empresa, influyendo consecuentemente en su número de ventas y notoriedad en el mercado. Nos centraremos en la importancia de la imagen corporativa y te ofreceremos motivos para enfatizarlo en tu empresa.

Marca
La marca de una empresa recoge mucho más que el logo que tiene. Es el nombre, el símbolo, diseño, o lo que sea que recoja e identifique los productos y servicios de esa empresa para diferenciarse de otros. Pero sabemos que hoy en día no basta con sólo vender productos: ahora hay que vender experiencias. Ya no basta con solamente ofrecer el producto de manera directa e ingenua, sino que la necesidad de construir una estrategia basada en la aplicación de diferentes métodos se vuelve imprescindible para lograr ese posicionamiento y consolidar así la vida del proyecto comercial en el mercado. La marca ayuda a conseguir precisamente eso. Transmite los valores de esa empresa y busca generar sensaciones que atraigan y capten a los demás.

Identidad corporativa
La identidad corporativa forma parte de la marca y es la combinación entre la identidad verbal y la identidad visual, es decir la marca y los códigos de conducta de la misma. Busca plasmar los valores de la empresa basándose sobre todo en el diseño ya sea mediante un logo, una tipografía concreta, colores identificativos, etc.

Imagen corporativa
Por otro lado, la imagen corporativa es el concepto psicológico que tenemos hacia la entidad. Es cómo percibimos a esa marca. Nike, por ejemplo, consigue mediante su identidad corporativa (colores, tipografías, eslogan Just do it, etc.) tener una imagen corporativa que inspira acción, movimiento y determinación.

Es como tener un hijo. Se le pone un nombre y poco a poco esta nueva personita se irá creando su identidad en el mundo. Desarrollará unos gustos, unas costumbres, unas formas de vestirse y de hablar, de comportarse, … y el resto de personas le percibiremos según su conducta regular y decidiremos si nos gusta, si nos sentimos identificados o si mejor ni nos acercamos. Los padres nos dirán que su hijo es bueno, pero nosotros le seguiremos percibiendo a nuestra manera.

La imagen corporativa se relaciona directamente con los objetivos que han sido planteados en el desarrollo comercial y de la marca. De manera que ésta transmite mucho más que un simple logo, slogan o dibujo. De hecho, el término imagen se refiere a la imagen mental que, en este caso, el individuo crea sobre la propuesta comercial y que contrasta con la identidad corporativa.

La fórmula sería algo como:

Valores de la empresa + identidad visual = imagen corporativa

Todos los elementos son claves para que la marca de la empresa tenga éxito. Herramientas como la psicología social y el diseño gráfico resultan básicas para construir el lenguaje que nos ayuda a implantarla en la mente del consumidor. La percepción de éste es muy importante para el éxito de la marca y, sin duda alguna, la imagen corporativa influye notablemente en las impresiones que el cliente potencial tiene de ella, lo que consecuentemente se traducirá en un recuerdo en el momento de la compra.

Una imagen corporativa y una identidad corporativa definidas otorgarán coherencia a las acciones comunicativas, desencadenando unos valores para que, inconscientemente, el consumidor potencial confiera cualidades como la serenidad y la confianza.

Al igual que los proveedores y consumidores, los que también se ven afectados por la imagen de una empresa son los empleados. Éstos se sentirán más afines y representados con una imagen corporativa apropiada, sólida y cautivadora. Lo que conllevará a una mayor productividad empresarial.

En definitiva, podemos afirmar que un negocio no es solamente aquello que ofrece o vende, sino que también, y en gran medida, es lo que de éste se percibe. A la hora de posicionarse en el mercado y de diferenciarse de la competencia, se vuelve de valor esencial estar representados por una imagen atractiva que de alguna manera exprese la filosofía y los valores de la empresa.

 

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn