Cómo Comunicar tu Marca a través del Diseño de tu Web

06 Jul Cómo Comunicar tu Marca a través del Diseño de tu Web

Esta semana hemos descubierto a Nathalie Nahai, una psicóloga que investiga en profundidad la relación entre los entornos virtuales y nuestro comportamiento y pensamiento humano. En su best-seller Webs of Influence, the Psychology of Online Persuasion, explica como el entender cómo y por qué funcionamos en Internet nos puede ofrecer herramientas para desarrollar mejores diseños, mejores contenidos, y en general, mejores páginas web.

La teoría es que en general pasamos unos 8 segundos en una página antes de decidir si cerrarla o no. Hay muchos factores que influyen en esa decisión, entre ellas la navegabilidad de la web y los elementos visuales de la página.

Gran parte de una buena estrategia de marketing es dominar la imagen que proyectas visualmente, ya que gran parte de los recuerdos que albergamos de las marcas se basan precisamente en lo que vemos de ellas. Piensa en la tipografía y el color rojiblanco tan icónico de Coca-Cola, por ejemplo. Forma una parte íntegra de la identidad de la marca.

Cada imagen, foto, dibujo o concepto visual impacta de una manera diferente y genera emociones (ya sean positivas o negativas) en el observador. Si el olfato predominaba en importancia durante la era prehistórica, ahora los investigadores concluyen que la vista es el sentido primario de nuestras experiencias. Un 80% de lo que experimentamos a través del marketing se basa en lo visual.

Si queremos cuidar nuestra marca y mejorar el tráfico a nuestra web, ¿qué elementos visuales debemos tener en cuenta a la hora de diseñar la web?

 

Tipografía

La tipografía es un elemento visual clave a la hora de comunicar tu marca ya que a través de ella se expresa actitud, emoción y perspectiva. La tipografía serif, por ejemplo, produce mayor comprensión que el sans serif y proyecta una actitud profesional, académico y serio. Los sans serif reflejan comportamiento más moderno, más informal. Empresas de tecnología como Apple y Google suelen usar sans serif para invocar la sensación de estar a la vanguardia, mientras que serif es más de periódico, por ejemplo. Para denotar información importante.

 

Color

Los colores tienen muchísimo poder. Los estudios demuestran que el 80% del reconocimiento de una marca se basa en el color.  La publicidad en color atrae un 42% más atención que la que está en blanco y negro. Mejora la lectura un 40%, aprendizaje de 55% a 78%, y comprensión un 73%. Un 62%-90% de las decisiones de compra se basan en los colores de la marca o producto.

Cada color provoca una emoción distinta en el receptor. Los colores más azulados, verdes y morados, por ejemplo, relajan y dan confianza (piensa en Facebook). A diferencia de los rojos, que pueden generar sensación de importancia y urgencia. Los verdes se suelen asociar a la naturaleza, a la paz, al optimismo. También al dinero y al crecimiento. Los amarillos evocan juventud, juego, energía. Colores neutrales como el blanco, gris, y negro podrían aportar apertura y espacio, pero también saturar y aburrir. Los dorados igual, aunque dan un toque bastante elegante y prestigioso.

(Dato relevante: la magia de acertar con los colores está en cómo se combinan, en los contrastes, brillos, sombras, etc. Las connotaciones son infinitas, y también varían según la cultura. El morado, por ejemplo, en Brasil se asocia con la muerte, mientras que en China se asocia con el blanco. Está claro: hay que tener en cuenta a tu audiencia a la hora de elegir colores.)

 

Diseño estructural de la página

Cómo estructuras la página también influye en cómo lo percibe el observador. El espacio blanco, por ejemplo, genera mucha tranquilidad y facilidad al leer. Cuanto más espacio blanco, más ofreces una apariencia limpia, ordenada y accesible. Incitando estas emociones significa que el lector percibe que es fácil y cómodo trabajar contigo.

Tener títulos y tenerlos en negrita también facilita la comprensión y facilidad del texto. Es buena idea también separar todo en párrafos, ya que no hay interés general en leer textos largos y difíciles de leer. Tampoco le hagas pensar demasiado, ni obligar a averiguar lo que tiene que hacer. Si el usuario no ve claro qué tiene que hacer ni dónde tiene que ir, perderá interés y cerrará tu página. A nadie le gusta perder el tiempo.

 

Conclusión

Es importante enfatizar que la intención detrás de estos principios no debe ser una técnica para manipular ni engañar a la gente para que compre tu producto o servicio. Se trata de comunicar tu marca de manera efectiva. De buscar una conexión. De fomentar relaciones humanas. El objetivo no debería ser generar conversiones (aunque si se generan, estupendo). No se trata de convencer, no se trata de estafar. El diseño de tu página busca reflejar quién eres, qué valores defiende tu empresa. De ser auténtico, honesto, transparente. Y comunicarlo.

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn